Anillo Rey Salomon Segun San Cipriano En Plata Art 802

$ 64,35

ANILLO SALOMON CIPRIANO

Disponibilidad: 5 disponibles

GRACIAS POR VISITAR LAS PUBLICACIONES DE MISTICOYESOTERICOS

ANILLO SALOMON CIPRIANO EN PLATA

PESO APROX 7,5 GR.

Por el formato del anillo se arma artesanalmente una vez que sabemos la medida. Respecto a la piedra es un cubic peridoto. demora aprox 48 hs. Esta es una de las conceptualiazaciones del anillo no es la única.

quizá no haya habido nunca un libro más codiciado y buscado, ni que despertase más pasiones y deseos de poseerlo, hasta el punto de que mucha gente cayera en la locura, enfermase gravemente o se arruinara económicamente, sólo por intentar conseguir un ejemplar del mismo o por poner en práctica los rituales que en él se contenían. Estamos hablando del Libro de San Cipriano, popularmente conocido como Ciprianillo. El santo al que se le atribuye la redacción del libro es, San Cipriano de Antioquia, que vivió en el S. III D.C. (no tiene nada que ver con San Cipriano, Obispo de Cartago, con el que a menudo es confundido). El relato de la vida de San Cipriano más conocida (aunque ya hay citas en el s. IX) es la recogida en las diversas obras publicadas con el título de Flos Sanctorum (entre ellas la del padre jesuita Pedro de Ribadeneyra editada en Madrid 1599-1601). Según estos relatos, San Cipriano nació en Antioquía, entre Siria y Arabia; sus padres, idólatras y poseedores de grandes riquezas, lo destinaron, por sus cualidades, al culto de los falsos dioses. Fue hombre de gran cultura, viajó mucho (por Grecia, Egipto, la India y Caldea) y llegó a ser un profundo conocedor de las artes mágicas.
A los treinta años se convierte al cristianismo, gracias a la predicación de Antipo, Obispo de Antioquía y por culpa de un episodio que le ocurrió: un joven llamado Aglaide se enamora de Justina y la pide en casamiento, que ella rechaza por estar consagrada a Jesucristo. Aglaide recurre a Cipriano para que Justina se rinda a sus deseos, lo que intenta con todas las artimañas posibles, sin resultado. Entonces Cipriano invoca a Lucifer para que le diga por qué son inútiles todos los sortilegios que hace a Justina, y Lucifer le responde que el Dios de los cristianos es el señor de todo lo creado, estando él también sujeto a su poder, de forma que no podía hacer nada contra quien hiciese el signo de la Cruz.
Entonces San Cipriano renegó de él y se convirtió al cristianismo, abandonando la práctica de la magia, no sin antes, según la tradición popular, recoger en un libro todos sus conocimientos mágicos. Posteriormente Cipriano y Justina llevaron una vida de oración y predicación del cristianismo, hasta que el juez Eutolmo los mandó al suplicio metiéndolos en tinas de pez ardiendo, de las que salieron ilesos. Ante semejante milagro, Atanasio, gran sacerdote pagano y discípulo anterior de Cipriano, creyendo que era un truco, se arrojó al tonel, y murió quemado en el acto. Cipriano y Justina fallecieron decapitados el 26 de Septiembre en los márgenes del río Gallo en la ciudad de Antioquia y sus reliquias fueron repartidas entre Roma (iglesia de San Juan de Letrán), Toulouse, y la catedral de León.
La fama de San Cipriano como mágico se extendió por toda la cristiandad y pasó posteriormente a la memoria popular, poniéndolo al mismo nivel que otros famosos magos de la Antigüedad, como Simón el Mago o Salomón, a los que también se les atribuye la autoría de numerosos libros mágicos.
El libro de San Cipriano se encuadra perfectamente en la categoría de los grimorios o libros de nigromancia, lo que significa que es un libro de magia ritual dedicado a la magia negra. Aunque gran parte del mismo se dedique a la magia blanca (curación de enfermos, etc.), lo cierto es que en todos ellos aparece, aunque sea una mínima parte de magia negra, lo que hace que caigan directamente en dicha categoría…

en el capitulo 33 del libro se puede leer

… Para que este talismán adquiera grandes efectos mágicos, deberá ponerse en contacto con la piedra imán a la salida del sol y decir la siguiente salutación: «Dedícoos, Señor Poderoso Alpha y Omega (1), sustancia y espíritu de toda la creación, el recuerdo diario de mi alma que espera vuestra divina protección, en cuantas obras haya de ejecutar en este día».
Teniendo fe, paciencia, constancia y observando todas las virtudes, podrás adquirir un dominio tan grande, que hasta los reyes necesitarán tu ayuda y jamás podrá nadie hacerte daño de ninguna clase. Tendrás una inteligencia despejada para adquirir toda clase de conocimientos y prosperarás en cuantos trabajos emprendas. Este anillo se coloca en el dedo .corazón de la mano derecha.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Anillo Rey Salomon Segun San Cipriano En Plata Art 802”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
¡Hola! 👋
¿En qué podemos ayudarte?