Dije Kabbalah Plata Vencer Adicciones Lamed Hei Pei Art 1344

USD $78,95

Joyas Masónicas

Disponibilidad: 11 disponibles

SKU: 1344 Categoría: Etiquetas: , ,

GRACIAS POR VISITAR LAS PUBLICACIONES DE MISTICO Y ESOTERICOS

MEDALLA KABALAH EN PLATA

(20) LAMED HEI PEI: VICTORIA SOBRE ADICCIONES

MIDE DE FRENTE 3,5 X 2,2 CM. MEDALLA CIRCUNFERENCIA 2,2 CM

PESO APROX 9 GR

Los 72 Nombres son secuencias de tres letras cada uno, que actúan como un índice para frecuencias espirituales específicas. Simplemente mirando las letras, cerrando los ojos y visualizándolas, puedes conectarte con estas frecuencias. Con el fin de utilizar una metáfora física para describir lo que ocurre cuando usamos los 72 Nombres, piensa en un diapasón, una herramienta que se utiliza para establecer un tono preciso. Cuando acercas un diapasón que vibra a otro que no vibra, el segundo diapasón empieza a vibrar debido al fenómeno llamado “transferencia simpática”. Los 72 Nombres funcionan como diapasones que te reparan a nivel del alma. Eso significa, en el sentido práctico, que no tienes por qué pasar por algunas de las pruebas físicas más duras en la vida, ya que puedes afinar tu cuerpo y tu alma con las frecuencias espirituales que tus ojos no perciben.

Cada una de las tres letras tiene una función particular. La primera es una carga positiva, la segunda es una carga negativa y la tercera es un cable a tierra. Juntas forman un circuito de energía que se transmite directamente a tu alma. Simplemente mirando las letras, así como cerrando tus ojos y visualizándolas, puedes conectarte con esas frecuencias. Los nombres son una herramienta para ayudar a la humanidad a tener control sobre el caos al controlar nuestra naturaleza física; el único obstáculo es nuestro ego. Sólo al superar nuestro ego desde sus propias fundaciones nos trae control sobre el mundo físico, y ese es el propósito de los instrumentos que son los 72 Nombres.

(20) LAMED HEI PEI: VICTORIA SOBRE ADICCIONES.
Este Nombre nos otorga la fuerza emocional y la disciplina necesarias para triunfar sobre los impulsos y deseos egocéntricos.
“Te ruego, oh Señor, que te sean agradables los sacrificios voluntarios de mi boca, y me enseñes tus juicios”. (Tehil´lím/Salmos 119:108)

Significado: Canalizando la energía de Guevurá de Biná, que manifiesta los aspectos severos de la Ley, éste es un Nombre de gran poder y fuerza. De hecho, Pé-Hé-Lámed suma 115, el mismo valor numérico que la palabra Jazák, que significa precisamente fuerte, poderoso, firme, y que es, en sí mismo, un apelativo para designar a la Deidad y también un Nombre. Tiene canalización de por sí. Igualmente 115 es HaIamín, la diestra, la mano (el brazo) derecha/o, que representa la acción del poder Divino, salvador y redentor, como en el versículo (en el cántico del Mar Rojo, tras atravesar en seco el mar): “Tu diestra, oh Señor, magnificada por tu fuerza; tu diestra, oh Señor, aniquiló al enemigo” (Shemót/Éxodo 15:6).

Otro aspecto nos lo da la correspondencia astrológica de las letras: Pé es el sendero Guevurá (Marte) Hód, Hé es Aries y Lámed Libra, que implica juicio. Vemos así una fuerte impactación de energía para alcanzar un equilibrio.

Este es, así, un Nombre para ejercer rigor sobre uno mismo si queremos vernos libres de nuestras ataduras y adicciones y soltar nuestro espíritu, ya que es de energía espiritual de lo que estamos hablando. Se puede ser adicto a cualquier cosa: al dinero, al poder, al placer, a nuestra imagen egoica, a nuestras programaciones emocionales, a nuestra mente. Por increíble que nos parezca, solemos ser adictos a las propias cosas que nos esclavizan. Por supuesto, es la diestra de HaShém quien nos salva, pero nosotros hemos de empezar el movimiento y ejercer la resistencia para abrir el canal y ganar el mérito. ¡Cuántas veces hemos intentado salir de una situación, liberarnos de una dependencia, y nos hemos dado de cabeza contra un muro! Si invocamos entonces el poder del Nombre Pé-Hé-Lámed, tendremos entonces esa energía que nos hará atravesar nuestro particular “Mar Rojo” y, sin saber cómo, nos encontraremos libres, al otro lado, mientras que las fuerzas psíquicas que nos oprimían se ahogarán en el mar del inconsciente – la matriz universal – para ser recicladas de nuevo.

El Nombre, por así decir, opera la purificación espiritual de la columna izquierda del Árbol, el Pilar de la Forma, asiento del deseo de recibir en general. Vemos cómo la raíz numérica de cada una de sus letras corresponde a una sefirá de esta columna: Pé, 80 – 8; Hé, 5; Lamed, 30 – 3. El movimiento es de abajo arriba: Hód, Guevurá, Biná. Esta purificación por el fuego es condición necesaria para realizar el ascenso en conciencia. También la palabra Äliá, subida, ascenso, suma 115, el valor numérico del Nombre. La Torá siempre utiliza la palabra Äliá, subida, para referirse al acceso a la Tierra de Israel, la Tierra Santa, símbolo de Biná – el mundo espiritual – porque eso supone una elevación espiritual. (Por el contrario, siempre se desciende a Egipto, el mundo de la materia y la fragmentación) La palabra Äliá puede descomponerse en Äl/Iá´h = con el significado de “hacia el Nombre de Di-s”, Nombre que denota la mitad trascendente del Tetragrámaton. Además, otra palabra de valor numérico 115 es Hinnéni, ¡Heme aquí!, que es la respuesta del alma al llamado Divino (por ejemplo, Avrahám, Moshé, etc), indicando nuestra disponibilidad y nuestra actitud de alerta consciente ante el mundo espiritual que se nos va a abrir progresivamente. Este Nombre nos da el coraje de responder a esa llamada, lo cual supondrá para nosotros un estado de fortaleza interior (Jazák de nuevo).

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Dije Kabbalah Plata Vencer Adicciones Lamed Hei Pei Art 1344”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
¡Hola! 👋
¿En qué podemos ayudarte?