Dije Kabbalah Plata Yud Zain Hei Influencia Angeles Art 1306

USD $61,05

Joyas Masónicas

Disponibilidad: 11 disponibles

SKU: 1330-1 Categoría: Etiquetas: , ,

GRACIAS POR VISITAR LAS PUBLICACIONES DE MISTICO Y ESOTERICOS

MEDALLA KABALAH EN PLATA

NOMBRE DE DIOS (09)

YUD ZAIN HEI: INFLUENCIA ANGELICAL

MIDE DE FRENTE 3,5 X 2,2 CM. MEDALLA CIRCUNFERENCIA 2,2 CM

PESO APROX 9 GR

Los 72 Nombres son secuencias de tres letras cada uno, que actúan como un índice para frecuencias espirituales específicas. Simplemente mirando las letras, cerrando los ojos y visualizándolas, puedes conectarte con estas frecuencias. Con el fin de utilizar una metáfora física para describir lo que ocurre cuando usamos los 72 Nombres, piensa en un diapasón, una herramienta que se utiliza para establecer un tono preciso. Cuando acercas un diapasón que vibra a otro que no vibra, el segundo diapasón empieza a vibrar debido al fenómeno llamado “transferencia simpática”. Los 72 Nombres funcionan como diapasones que te reparan a nivel del alma. Eso significa, en el sentido práctico, que no tienes por qué pasar por algunas de las pruebas físicas más duras en la vida, ya que puedes afinar tu cuerpo y tu alma con las frecuencias espirituales que tus ojos no perciben.

Cada una de las tres letras tiene una función particular. La primera es una carga positiva, la segunda es una carga negativa y la tercera es un cable a tierra. Juntas forman un circuito de energía que se transmite directamente a tu alma. Simplemente mirando las letras, así como cerrando tus ojos y visualizándolas, puedes conectarte con esas frecuencias. Los nombres son una herramienta para ayudar a la humanidad a tener control sobre el caos al controlar nuestra naturaleza física; el único obstáculo es nuestro ego. Sólo al superar nuestro ego desde sus propias fundaciones nos trae control sobre el mundo físico, y ese es el propósito de los instrumentos que son los 72 Nombres.

YOD -ZAIN- HEI: Usando este Nombre puedo ahora acceder a la red de ángeles. Puedo poner en marcha el apoyo y la asistencia de ángeles positivos. El Universo está en ebullición con fuerzas angelicales, tanto negativas como positivas. Un ángel es una partícula de energía espiritual. Como partículas subatómicas, los ángeles entran y salen de sopetón a la existencia por nuestras palabras, pensamientos y acciones.

Nuestros sentidos y conciencia son limitados a propósito. En consecuencia, el poder de los ángeles permanece ajeno a nuestra visión y resulta elusivo para la mente racional. Al igual que el viento, la gravedad o la radiación, la influencia de los ángeles es muy real.

Cuando, por ejemplo, resbalaste y caíste sin razón aparente; golpeaste tu dedo con un martillo; tomaste una decisión realmente estúpida; o experimentaste una mala racha que parecía no tener fin; ésta es la influencia de las fuerzas angelicales negativas en acción. La buena fortuna es el resultado de la influencia de los ángeles positivos.

Los actos y palabras que involucran: compartir, tolerancia, compasión y autocontrol sobre nuestro ego y sobre su constante flujo de juicios, encienden fuerzas positivas. También dan fin a la existencia de ángeles negativos. Un comportamiento que refleja egoísmo e intolerancia crea fuerzas negativas.

Meditación: Mediante el uso de este Nombre ahora tenemos acceso a la red de ángeles. Eliminamos ángeles negativos y su influencia caótica de nuestra vida. Encendemos la fuerza de los ángeles positivos. Todo este poder es activado mediante nuestro compromiso sincero de transformar nuestro carácter.

SHEM 9 – INFLUENCIA ANGELICALES – HE ZAIN IUD
SHEM 9 – INFLUENCIA ANGELICALES –

Vocalización: HaZaI (Moshé Kordovéro); He/Za/Io (A. Abbuláafia).

Valor numérico: 22

Ángel portador del Nombre: Hazi´el. Valor numérico: 53

“¿Por qué, oh Señor, desechas mi alma? ¿Por qué escondes de mí tu rostro?”

(Tehil´lím/Salmos 88:15)

“Recuerda tu compasión, oh Señor, y tus bondades, pues ellas son eternas” (Tehil´lím/Salmos 25:6)

Significado: He aquí otro Nombre (como el nº 7) de valor numérico 22, cuya referencia inmediata es a las 22 letras del alefato (y a los senderos del Árbol). En el Séfer Ietzirá aprendemos que las letras arquetípicas se generan en la segunda sefirá, Jojmá, que este Nombre Hé-Záin-Iúd canaliza de forma superlativa (Jojmá de Jojmá). Las letras no son simples designaciones convencionales sino entes espirituales, es decir, formas de conciencia/energía. De hecho, son la formulación primaria de la conciencia/energía (otro nombre para el Espíritu).

Se dice que este Nombre da acceso al entramado de ángeles, pero son las combinaciones de letras lo que constituye la esencia de los seres angélicos en particular, y de todas las cosas en este Cosmos viviente en general. Incluso en determinado plano los Nombres de Di-s se expresan mediante letras. También el Sefer Ietzirá comienza con operaciones que tienen lugar en el propio seno de la Deidad, como son el acto de “grabar su Nombre”, para después proyectar el mundo. Dice así en su primer párrafo: “En treinta y dos senderos secretos de Sabiduría, grabó Iá-H, IHV´H Tze-vaót, Elo-hé Israel, Di-s de Vida (Elo-hím Jaím) y Rey del Universo, Di-s Todopoderoso (É-l Sha-ddái), clemente y misericordioso, elevado y sublime, habitante eterno del arriba y Santo, (grabó) su Nombre y creó su Universo con tres sefarím (numeraciones): el número, la letra y la narrativa. Diez Sefirót del vacío y veintidós letras fundamento: tres madres, siete dobles y doce simples.” (Nota: Desde I-h hasta Santo hay 72 letras en el texto hebreo – 72 es un número paradigmático para el despliegue de la Deidad. Observamos de paso cómo en el Nombre Hé-Záin-Iúd se encuentra codificado este conocimiento: el tres por el número de letras (y de hecho, en todo Nombre de tres letras las posiciones reflejan las distintas facetas del ternario); el siete está en la Záin central; el doce en la suma de Záin + He; y el diez de las sefirót en la Iúd final. Continuamos con la exposición de las sefirót en el Séfer Ietzirá: La primera (Kéter), el dominio de la Unidad, es el Espíritu del Di-s Vivo (Rúaj Elo-hím Jaím) del que se dice que es la Vida de los mundos, la Voz, el Aliento y la Palabra, y que éste es el Espíritu Santo. La segunda (Jojmá), que procede de la primera, es el aire espiritual, en el que son grabadas y cinceladas las veintidós letras como concreción del hálito divino, es decir, de la propia fuerza creativa de la Deidad. Las letras no son nada sin ese hálito único que las anima: el Rúaj HakKódesh o Espíritu Santo. O, por decirlo aún de otra forma, las letras son los moldes metafísicos o vasijas que contienen y expresan la energía viva (Luz) del Espíritu Divino.

Cito del artículo Las letras de la Creación: “Lo tremendo es que el ser humano – imagen y semejanza del Creador – puede también usar ese poder (con permiso divino). Y ello en una doble dimensión: mágico-creativa y mística. El aspecto mágico-creativo lo tenemos en su máxima expresión en las leyendas sobre el Golem: el homúnculo moldeado con arcilla sobre el que el cabalista proyecta la forma espiritual completa creada mediante las técnicas del Séfer Ietzirá. El aspecto místico es el de conexión con la Luz Divina; tiene como meta el desarrollo espiritual del practicante y usa las letras como canales, en correspondencia con los elementos expresados anteriormente y los senderos del Árbol de la Vida. Más interesante que crear un golem externo es dar forma espiritual al propio cuerpo de luz con el que, por ejemplo, poder ascender en meditación a los mundos superiores”.

Y también la cita de A. Green en Your Word Is Fire con que termino ese artículo: “Entra en cada letra con toda tu fuerza. Di-s mora dentro de cada una; al entrar en ella, te haces uno con Él.” La meditación en el Nombre Hé-Záin-Iúd nos ilumina sobre el sentido interno de las letras y nos conecta con su energía. Jojmá es llamado el Edén Superior. El jardín del Edén (Gán eden) es el dominio de la Conciencia en el que fue colocado el andrógino (Adám) para que lo trabajara y cuidara (por ejemplo, dando nombres).

El valor numérico del ángel Haziel es 53 = Gán. Trabajar sobre las letras nos coloca en ese nivel de conciencia. Es Sabiduría. Vibrar las letras en meditación. Una respiración tras cada una. Dos cada triplete. Componer una sinfonía de pensamiento puro.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Dije Kabbalah Plata Yud Zain Hei Influencia Angeles Art 1306”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
¡Hola! 👋
¿En qué podemos ayudarte?