Pulsera Calaveras Sabias De Plata 46 Gr 1,5 X 1 Cm Art 1023

USD $326,32

Disponibilidad: 24 disponibles

SKU: 1023-1 Categoría: Etiquetas: ,

GRACIAS POR VISITAR LAS PUBLICACIONES DE MISTICO Y ESOTERICOS.

PULSERA CALAVERAS SABIAS DE PLATA

MIDE DE FRENTE CADA CAALVERA 1 x 1,5 CM.

PESO APROX 45 GR

«Ser cuidadosos con lo que decimos, escuchamos y miramos es la mejor manera de preservar nuestra serenidad y optimismo».

“no ver, no oír y no decir”, pero ¿a qué se refiere exactamente? El origen podría estar en un proverbio que dice: “No veas lo malvado, no escuches lo malvado, no digas con maldad”, y que, al parecer, proviene de las escrituras de Confucio.

Existe un paralelismo entre el mensaje de los monos (y su simil calavey los tres filtros de Sócrates.

De forma muy resumida, esta historia atribuida al sabio ateniense cuenta que un discípulo acudió a su casa para comunicarle que un amigo suyo le había estado criticando. Antes de que el mensajero pudiera proseguir, Sócrates le preguntó si ya había pasado aquello que quería decirle por los tres filtros, que se corresponden con estas tres preguntas:

Verdad: ¿Has examinado con detenimiento si aquello que quieres decir es verdadero en todos sus puntos?

Bondad: ¿Lo que quieres explicar es por lo menos bueno?

Necesidad: ¿Es imprescindible que cuentes esto?

En el caso de Sócrates, su discípulo contestó a los tres filtros con un “no”, a lo que el sabio contestaría:

–Si lo que querías contarme no es verdadero, ni bueno ni necesario, mejor enterrémoslo en el olvido.

ILUSTRACIÓN POR GORKA OLMO
El mono que se cubre la boca, Iwazaru, está relacionado con los tres filtros de Sócrates, que son un método para no transmitir el mal. Las personas que se andan siempre con chismes pueden resultar amenas al principio, pero quienes las escuchan se ponen inmediatamente en guardia, ya que temen –acertadamente– ser el objeto de las críticas en una próxima ocasión. Por lo tanto, hablar mal de los demás nos desacredita.

La lección del mono que se tapa los oídos, Kikazaru, es que, siempre que nos sea posible, conviene no escuchar los mensajes negativos que nos quieren transmitir los demás, o incluso los medios de comunicación. Aunque no propaguemos directamente las habladurías, el hecho de escucharlas ya intoxica nuestra mente.

Sobre este segundo mono, que se sitúa a la izquierda del que calla, en Japón no es raro que una persona pida permiso para explicar a otra malas noticias. Y su interlocutor puede decidir no ser receptor del mensaje negativo para preservar su propio clima mental.

CUANDO ALGUIEN QUIERA HABLAR SOBRE OTRA PERSONA, PODEMOS DESVIAR LA CONVERSACIÓN HACIA OTRO TEMA.

Yo mismo tuve con un amigo de Tokio la siguiente conversación:

–Esta semana ha estado llena de hechos funestos. ¿Te los puedo contar?

–No, por favor. Hoy me he levantado con un estado de ánimo alegre y me gustaría permanecer así. Ya me lo cuentas más adelante, ¿vale?

Sin llegar a este extremo, cuando alguien quiera hablar sobre otra persona, podemos desviar la conversación hacia otro tema, lo cual equivaldrá a taparnos los oídos, pero sin ofender al otro.

El tercer mono, Mizaru, nos recomienda no mirar hacia el lado oscuro de la realidad, a no ser que estemos saliendo de un pozo. Cada día nos suceden muchas cosas positivas y negativas. Si ponemos nuestros sentidos en estas últimas, todo nos resultará difícil y desesperante. En cambio, si nos enfocamos hacia el lado soleado del mundo, incluyendo las virtudes de los demás, avanzaremos mucho más ligeros.

La enseñanza de estos tres animales sabios se puede resumir así: tu mente crea tu mundo, así que vigila lo que entra y sale de ella.

 

El simbolismo de la calavera es instintivo para el ser humano. La mente humana, especialmente preparada para reconocer caras, capaz de ver expresiones en puntos y rayas o sencillos signos de puntuación (como los famosos smileys), sabe instintivamente que la «cara» que nos mira en la calavera fue una vez un rostro humano. Las cuencas de los ojos de la calavera, de mayor tamaño que unos ojos vivos, llaman nuestra atención aunque intentemos evitarlo. Un calavera a pesar de obviamente de carecer de vida, y no ser en realidad más que un objeto inanimado, ejerce sobre nosotros una fascinación mucho mayor que cualquier otro hueso del esqueleto humano, un magnetismo que puede tanto atraernos como resultarnos repulsivo.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Pulsera Calaveras Sabias De Plata 46 Gr 1,5 X 1 Cm Art 1023”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat
¡Hola! 👋
¿En qué podemos ayudarte?